miércoles, 1 de agosto de 2012

La misión más complicada de la NASA, la llegada del Curiosity a Marte


El próximo lunes se producirá el descenso del rover Curiosity en el Planeta Marte, rumbo hacia el cráter Gale.

La cápsula que lleva al Curiosity penetrará en la atmósfera de Marte a unos 21.250 kilómetros por hora y poco a poco irá reduciendo su velocidad. Cuando la nave esté a unos 11 kilómetros del suelo del planeta desplegará un enorme paracaídas y a continuación los cohetes mantendrán la cápsula flotando, mientras una grúa baja el vehículo explorador. Finalmente, en el momento en que las ruedas del Curiosity toquen suelo, la grúa se desprenderá, volará a cierta distancia y caerá al suelo.

Toda una aventura que merece la pena seguir durante los próximos días.

Una animación de la NASA mostrando el proceso del descenso: