viernes, 6 de julio de 2012

Hallan una nueva partícula que podría ser el bosón de Higgs


El Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) anunció este miércoles el descubrimiento de una nueva partícula, que podría ser el buscado bosón de Higgs, aunque todavía no puede confirmarlo con certeza científica. Miles de científicos del CERN y otros laboratorios del mundo trabajan desde hace décadas en la búsqueda de esa partícula, que es la clave para entender mejor la formación del universo.

Bajo este curioso nombre, que poco o nada dirá a los profanos en la materia, se esconde una de las partículas elementales de la naturaleza, el "eslabón perdido" del modelo estándar de la física de partículas, una teoría que explica cómo se origina la masade todas las partículas del Universo.
Este modelo ya se utiliza y confirma todos los cálculos con una precisión altísima. Sólo existen pequeñas anomalías que no impiden que se dé la teoría como cierta. Sin embargo, aún falta un elemento clave, el bosón de Higgs, que sólo existe teóricamente y que mientras no sea descubierto permite cuestionarlo todo, según explicó José Daniel Edelstein, profesor del departamento de física de partículas de la Universidad de Santiago de Compostela, a 20minutos.es el pasado noviembre.
Según ha explicado el portavoz del experimento CMS, Joe Incandela, se ha encontrado una protuberancia en los 125 Gev (gigaelectrovoltio) "muy significante". Incandela ha señalado que, sumando todas las estadísticas de datos obtenidos por CMS, el resultado es 5 sigma, una cifra que es suficiente para dar por confirmado un descubrimiento.
El anuncio, que ha provocado un largo aplauso del público, se ha producido durante la Conferencia Internacional de Física de Altas Energías (ICHEP 2012) que se celebra en la localidad australiana de Melbourne, en donde los dos experimentos del Gran Colisionador de Hadrones (LHC), el ATLAS y el CMS, han expuesto los datos obtenidos durante las colisiones ejecutadas en 2012.
El bosón fue planteado en 1964 por el físico británico Peter Higgs como el agente que dio masa a la materia tras el Big Bang, hace 13.700 millones de años, lo que hace posible la formación de estrellas y planetas, y finalmente, la aparición de la vida. Pero hasta ahora han fallado los esfuerzos realizados desde la década de 1980 para encontrar la partícula en el colisionador estadounidense Tevatron y el antecesor del LHC en el CERN, el LEP —y probar que Higgs tenía razón— a través de la colisión de partículas entre sí y la creación de mini Big Bangs.

Un hallazgo histórico

El director general del Centro Europeo de Física de Partículas (CERN), Rolf Heuer, calificó deavance "histórico" el descubrimiento de la nueva partícula, clave para entender la formación del Universo, aunque advirtió de que queda mucho trabajo por delante.
"Tenemos un descubrimiento", dijo Heuer al término de la conferencia científica en la que se presentaron los resultados de los experimentos ATLAS y CMS, que buscan desde hace años de manera paralela, pero independiente, pruebas de la existencia de la partícula de Higgs. Con los resultados presentados es prácticamente un hecho de que la partícula anunciadacorresponde a la descrita por Peter Higgs en los años sesenta, sobre la que reposa el modelo estándar de la física de partículas.
"Tenemos que sentirnos orgullosos y felices", comentó Heuer, para enseguida destacar que"esto es un inicio" y que "queda mucho trabajo por delante" para los experimentos CMS y ATLAS. "Si no fuera científico diría que lo hemos encontrado (el bosón de Higgs)", admitió Heuer, para enseguida destacar que este descubrimiento —corresponda o no al de la teoría de Higgs— supone un avance fenomenal en la comprensión de la naturaleza.

"Si estamos ante la partícula descrita por Higgs es como si aquí se acabara todo, pero si es otro tipo de 'bosón de Higgs' abriría posibilidades para desarrollar una nueva física, más allá del actual modelo estándar", comentó el investigador del CERN Juan Alcaraz.
Presente en la sala, Higgs felicitó al equipo del CERN "por este tremendo logro" y se mostró emocionado por poder ser testigo, a sus 83 años, de este momento.