miércoles, 14 de marzo de 2012

La evolución de la Luna


La Luna se formó hace aproximadamente 4.500 millones de años como consecuencia de la colisión con la Tierra de un planeta del tamaño de Marte al que se conoce con el nombre de Theia, lo que provocó que la mayor parte del manto de este objeto celeste y una fracción significativa del terrestre fueran expulsados al espacio y acabaran fusionándose, dando lugar a nuestro satélite.

Desde entonces, el goteo incesante durante miles de millones de años de una gran cantidad de meteoritos, algunos de enormes proporciones, han ido modificando su paisaje, que en la actualidad se caracteriza por la presencia de muchos cráteres de impacto. Todos estos sucesos, y muchos más, están recogidos en el magnífico vídeo que encabeza este artículo y que ha elaborado la NASA para explicar de una manera gráfica la evolución que ha seguido la Luna a lo largo de su existencia.