sábado, 30 de julio de 2011

Cuidados para la batería de tu smartphone, tablet u ordenador portátil


En el nuevo mundo abierto por los teléfonos inteligentes o smartphones sigue existiendo una asignatura pendiente. Todos sabemos y la mayoría lo hemos sufrido alguna vez, que las baterías se descargan más rápido de lo que desearíamos, y a veces dejamos a nuestro dispositivo sin gasolina antes de tiempo. Como las baterías se han convertido en la mayor preocupación de los usuarios de smartphones, y nadie tiene una idea clara de cómo se deben cuidar, hoy os presento un compendio de trucos que os ayudarán a cuidar vuestras baterías y a romper mucho mitos con respecto a éstas.
Las baterías que llevan nuestros móviles, tablets o portátiles actuales son de ión litio, y tienen ciertas ventajas y desventajas con respecto a las más antiguas baterías de níquel, cadmio y plomo. Hablo de ventajas como la reducción de peso y tamaño, menor disipación de carga, mayor capacidad de ésta o, la más importante, la eliminación del efecto memoria. Por el contrario, tienen una vida limitada en el tiempo y en número de ciclos de carga, sufren con las variaciones de temperatura y son mucho más caras de fabricar.
Leyendas urbanas sobre las baterías de ión litio
Desde siempre hemos utilizado métodos y trucos que, supuestamente, hacen durar más nuestras baterías o tener más capacidad. A veces “trucos de la abuela” que ni mejoran ni empeoran las capacidades de las baterías, aunque otra veces afirmaciones heredadas de las baterías de níquel que son totalmente perjudiciales para las nuevas de ión litio.
Todos pudimos escuchar alguna vez afirmaciones erróneas como que cargar la batería durante más de 12 horas antes de encender nuestros nuevos dispositivos era imprescindible para que la batería fuese a durar mucho tiempo. También era menester descargar el aparato completamente antes de poder cargarlo de nuevo. Incluso pensábamos que desenchufarlo durante la carga sin que ésta finalizase era perjudicial.
Características de las baterías de ión litio. Consejos para su cuidado

  • No es necesario cargar la batería durante un tiempo prolongado ni el primer ciclo ni los sucesivos. Las baterías vienen preparadas para usarse normalmente desde el primer momento, y de hecho, ganarán capacidad con el uso durante las primeras semanas, para alcanzar un máximo y luego comenzar a perder eficiencia.
  • Es recomendable que los ciclos de carga de la batería no sean homogéneos. Es decir, es recomendable enchufar la batería con diferentes valores de carga previa, nunca dejarla descargar completamente o nunca cargarla siempre cuando nos quede un 25%.
  • No es necesario dejar cargar la batería completamente antes de desenchufar, de hecho es irrelevante.
  • No tienen efecto memoria, no hay que descargarlas completamente en ningún caso, de hecho es perjudicial para la vida útil de la batería. Nunca deben bajar del 5% de capacidad como recomendación general.
  • Cuando vayan a estar mucho tiempo sin usar, deben guardarse con una capacidad alrededor de un 40% para evitar dañar su capacidad de carga. Ésta es la razón de que cuando compremos un móvil nuevo siempre incluya la batería con algo menos de media carga.
  • Es inadecuado y completamente perjudicial mantenerlas a carga completa durante un período prolongado. Como recomendación general, deben desenchufarse cuando alcanzan el 100% de carga.
  • Son muy sensibles a las variaciones de temperatura, sobre todo con temperaturas altas. Por tanto, nunca deben usarse los dispositivos enchufados una vez que la carga ha alcanzado el 100%, puesto que la batería intentará mantener siempre la carga máxima y esto hará que se caliente, perdiendo capacidad irremediablemente. Esto es la práctica habitual más extendida y que más estropea nuestras baterías.
  • Debe prestarse atención a las características de los cargadores que usamos. Como norma general debemos usar siempre el cargador específico. Aún así, podemos usar otros cargadores poniendo especial cuidado en que los valores de voltaje e intensidad de salida del cargador sean adecuados. Usar un cargador inadecuado puede hacer que la batería se recaliente, perdiendo eficiencia e incluso llegando a estallar a temperaturas excesivamente altas.

¿Cómo calibrar nuestra batería?

A medida que usamos la batería ésta perderá eficiencia por su naturaleza. Veremos pues unos sencillos pasos que nos ayudarán a recuperar la máxima carga útil de la que disponga nuestra batería:
  1. Usar nuestro dispositivo hasta que la batería se agote completamente, si se hiberna, se suspende o se apaga de emergencia, se enciende de nuevo hasta agotar completamente la batería.
  2. Dejar el dispositivo apagado con la batería descargada durante un tiempo entre 5 y 7 horas. Mejor cuanto más tiempo.
  3. Sin encender el dispositivo se conecta el cargador y se carga completamente la batería.
  4. Dejar el dispositivo completamente cargado y enchufado durante unas 2 horas más, a partir de la señal de carga completa.
  5. Desenchufar y listo, nuestra batería estará calibrada a su máxima capacidad de carga.
Ya sabemos más sobre nuestras baterías de ión litio. Ahora está en nuestra mano poder cuidarlas para que que duren lo máximo posible, aunque ya sabemos que con los nuevos smartphones, la batería es un bien muy preciado. Todos estos sencillos cuidados son aplicables a cualquier batería de ión litio, sea de un ordenador portátil, de un smartphone, o de cualquier otro gadget.
Fuente: LuiXSpain Web