sábado, 16 de abril de 2011

Un asteroide rozó La Tierra


Imágenes de un vídeo del recientemente descubierto asteroide 2011 GP59 muestran el objeto apareciendo de forma intermitente en el firmamento cada cuatro minutos. Este asteroide fue descubierto la noche del 8 al 9 de abril por astrónomos del Observatorio Astronómico de Mallorca. Su máximo acercamiento a la Tierra se previó para este viernes, a unos 533.000 kilómetros de distancia.

Astrónomos aficionados, incluyendo a Nick James, de Chelmsford, Essex, Inglaterra, han tomado un vídeo de este interesante objeto. James generó un vídeo de GP59 en la noche del lunes 11 de abril. El vídeo, captado con un telescopio Schmidt-Cassegrain de 11 pulgadas, es una recopilación de 137 cuadros individuales, cada uno de los cuales requiere 30 segundos de exposición.

En ese momento, el asteroide estaba a aproximadamente 3.356.000 kilómetros de distancia. Desde entonces, la roca espacial se ha convertido en una especie de 'niño mimado' de la comunidad de aficionados a la astronomía, con muchos vídeos disponibles.

"Por lo general, cuando vemos un flash de asteroide como este, significa que el cuerpo es alargado y lo estamos viendo de costado a lo largo de su eje longitudinal, y luego en su extremo más estrecho a medida que gira", dijo Don Yeomans, director del programa de objetos cercanos a la Tierra de la NASA. "GP59 tiene aproximadamente 50 metros de largo, y creemos que su periodo de rotación es de unos siete minutos y medio. Esto hace que el brillo del objeto cambia cada cuatro minutos".

"Aunque recién descubierto, la posición orbital a corto plazo del asteroide 2011 GP59 se puede trazar con precisión", dijo Yeomans. "No hay posibilidad de que esta pequeña roca espacial entre en la atmósfera de la Tierra durante este paso o en el futuro previsible", dijo.

La NASA detecta, rastrea y caracteriza a los asteroides y cometas que pasan cerca de la Tierra usando telescopios terrestres y espaciales. El programa 'guardián espacial' descubre estos objetos, que caracteriza en función de sus órbitas para determinar si alguno podría ser potencialmente peligroso para nuestro planeta.