lunes, 20 de octubre de 2008

Discos duros SDD

Teléfonos móviles, reproductores de MP3 y ordenadores ultraportátiles son los primeros dispositivos en poder integrar este tipo de discos duros que, al no tener piezas móviles, soportan mejor las vibraciones y ofrecen un acceso más rápido a la lectura de datos. Además, cuentan con un tamaño y peso mucho menores que los discos duros convencionales.

En los últimos meses, numerosos ordenadores portátiles y reproductores de música y vídeo han comenzado a utilizar una nueva generación de discos duros, denominados SSD por sus siglas en inglés (Solid State Drive, o unidades de estado sólido) que acceden a la información de forma más rápida, al no incorporar partes móviles que añadan retardo a este proceso.

En lugar de incluir un disco con piezas móviles, es decir, platos giratorios, incluyen una memoria no volátil (los datos quedan grabados), como las memorias flash, o bien una memoria volátil (los datos no quedan grabados, sino que los pasan a otra unidad) del estilo de las populares SDRAM (la memoria de acceso inmediato al procesador), de uso masivo en los ordenadores personales. Aun así, la mayoría de fabricantes de discos SSD con memoria flash no volátil.

Apropiados para ultraportátiles

Los discos duros SSD están apostando muy fuerte en la industria para sustituir a los discos duros convencionales en ultraportátiles o para crear dispositivos de pequeño tamaño que manejan estas unidades de estado sólido como disco duro y memoria, dado su menor peso.

Los discos duros convencionales, debido a su tamaño cada vez mas pequeño y mayor capacidad, generan mucho más calor sobre su superficie en momentos de alta transferencia de datos, lo que repercute en la duración de la batería y el funcionamiento general de un equipo portátil.

Entre las principales ventajas de utilizar este tipo de discos destaca, junto a un arranque más rápido y un menor tiempo de acceso a los datos, un menor consumo de energía. Al mismo tiempo se produce menos calor, al no disponer de partes móviles en su estructura, lo que significa una mayor duración de las baterías de los equipos que incorporen estas unidades. Además, son silenciosos y aguantan mejor las vibraciones y su uso en movilidad.

Principales desventajas

Sin embargo, actualmente esto dispositivos mantienen un precio por gigabyte mucho más alto que los discos duros convencionales, hasta diez veces superior, aunque está bajando. Por otro lado, su ciclo de vida es más corto que los discos duros convencionales.

Esto es debido a que el acceso al disco es más elevado, desgastándolo con mayor rapidez. No obstante, su ciclo es lo suficientemente elevado para que el disco deje de funcionar mucho tiempo después de que el dispositivo donde está integrado sea catalogado como obsoleto. Además, dispone de un sistema electrónico que determina la cantidad de operaciones de lectura y escritura que se realizan sobre el disco, para compensar que unas celdas no tengan un desgaste mayor que otras.

Finalmente, a la hora de recuperar archivos, los datos de discos duros de partes mecánicas pueden ser recuperados si falla la parte mecánica del disco. Sin embargo, en las unidades de disco sólido, si una celda resulta dañada, los datos son destruidos y no hay ninguna posibilidad de recuperarlos.

Mayor capacidad, menor tamaño

Actualmente, la capacidad de los discos SSD que se encuentran en el mercado suele oscilar entre los cuatro y los 256 gigabytes. Esta capacidad está creciendo de forma exponencial con la presentación de prototipos e investigaciones por parte de las principales empresas del sector. Recientemente IBM anunció las pruebas de unidades de estado sólido con un capacidad de cuatro terabytes.

Estas pruebas forman parte de un proyecto de IBM para utilizar este tipo de unidades en soluciones de almacenamiento masivo para empresas que dotan a los sistemas informáticos de una mayor tasa de transferencia sostenida de datos, en concreto, hasta un 250% respecto al logrado mediante discos duros convencionales.

Por su parte, la compañía japonesa Toshiba, una de las empresas que están liderando la investigación y fabricación de este tipo de discos duros, ha presentado un disco SSD de 256 gigabytes de capacidad con sólo tres milímetros de altura. Esto lo hace muy atractivo para ser incorporado en reproductores de MP3 y ordenadores portátiles. Según Toshiba, la implementación de estas unidades en nuevos productos se podrá ver en tiendas durante los primeros meses de 2009.

Uno de los discos SDD más pequeños fue el presentado por Intel en la pasada feria CES 2008 de Las Vegas. La altura del disco Z-P140 PATA SSD es de solamente 1,8 milímetros y sus dimensiones de 12 x 18 milímetros. La capacidad de almacenamiento del disco está entre 2 y 16 gigabytes.

Fuente: 20minutos.es