domingo, 15 de junio de 2008

Los adictos a los videojuegos no tienen por qué ser unos frikis asociales

Jugar a los videojuegos durante horas puede llegar a ser malo para la salud, pero eso no implica que quien abusa de esta forma de ocio sea un nerd solitario con problemas de sociabilidad, según un estudio australiano.

El estudio, realizado por el psicólogo australiano Daniel Loton, indica que el 15% de 621 jugadores adultos que contestaron a una encuesta por internet fueron identificados como jugadores con problemas de adicción que pasan más de 50 horas a la semana jugando a videojuegos.

Sin embargo, sólo un 1% de esos jugadores parecía tener problemas de sociabilidad y una marcada timidez, un hecho que va en contra del estereotipo que dice que los aficionados a los videojuegos tienden a ser solitarios, geeks y adictos al ocio electrónico porque son incapaces de relacionarse.

"Nuestro estudio demuestra claramente que los videojuegos no causan problemas sociales y que los problemas sociales no son los que llevan a la gente a jugar", dijo Loton.

Loton, que se declara jugón, explica que las características que definen a un jugador con problemas de adicción son una intrusiva preocupación por el juego que afecta al trabajo, al sueño y a la vida privada. Además, los afectados son incapaces de dejarlo. El psicólogo también señala que la mayoría de los problemas de adicción detectados estaban relacionados con juegos de rol multijugador masivos, como World of Warcraft, por ejemplo.

Fuente: 20minutos.es