viernes, 27 de junio de 2008

Compraban ordenadores por 300 euros y recibían cajas llenas de papeles y arroz

Un hombre acudió a la Policía a denunciar que le habían estafado, pero era él mismo el estafador. Los agentes calculan que podría haber timado a unas 30 personas de toda España con la venta de ordenadores portátiles a través de internet.

Llegó a la comisaría de la Policía Local de Oviedo a denunciar que había sido víctima de una estafa. Conocía a su supuesto estafador, así que tenía el nombre, los apellidos y el domicilio.

Les explicó que un día vio un anuncio colgado en la fachada de un edificio de Sama de Langreo en el que decía: 'Se venden 30 ordenadores'. Contó que le interesó la oferta y se los compró al vecino de Sama por 8.500 euros para después venderlos él en la red.

Pero su 'negocio' no salió bien. Fue a la Policía a denunciar que se sentía estafado porque varias personas a las que había vendido los equipos no les habían llegado y que, desafortundamente y por error, le habían denunciado a él y no al que era realmente el estafador.

Al final resultó que la persona a la que él imputaba como estafador no existía. Él mismo vendió los ordenadores portátiles por un valor de entre 300 y 390 euros.

'Modus operandi'

Cuando comprobaba que había recibido el dinero en su cuenta bancaria mandaba paquetes rellenos con papeles de periódico, lentejas, macarrones y arroz.

La Policía le ha detenido. Es un hombre de 39 años, PF. R. R. de La Felguera (Asturias ) y con domicilio en Lugones, en el concejo de Siero . Se le acusa de haber cometido una estafa y una simulación de un delito. Antes no había sido detenido.

Fuente: 20minutos.es