domingo, 2 de marzo de 2008

¿Otro planeta X?


El estudio del movimiento de Urano y Neptuno durante la segunda mitad del siglo XIX reveló ciertas irregularidades que sólo podían ser explicadas por la atracción gravitatoria de un noveno planeta, al que se denominó planeta X. Plutón fue descubierto durante esa búsqueda y, de hecho, llegó a considerarse como el planeta X, aunque su masa no era suficiente para explicar las anomalías en la órbita de Neptuno y la búsqueda continuó. Ello llevó a la predicción y descubrimiento del cinturón de Kuiper, una miríada de pequeños objetos (unos 1100 descubiertos hasta la fecha) más allá del a órbita de Neptuno (de ahí que también reciban el nombre de objetos transneptunianos), restos del disco de planetesimales que formó el sistema solar, entre los que se encuentran los planetas enanos Plutón y Éride.

Un equipo de astrónomos en la Universidad de Kobe (Japón) ha empleado simulaciones por ordenador para postular la existencia de un planeta de un 30%-70% de la masa terrestre cuya órbita estaría más allá del cinturón de Kuiper y en cierto modo sería el responsable de estabilizarlo. Situado a una distancia entre 100 y 175 unidades astronómicas (15.000 y 26.000 millones de kilómetros), tendría una órbita elíptica inclinada de 20 a 40 grados y daría una vuelta al Sol en unos mil años. Si se realizara su búsqueda a gran escala, podría encontrarse en menos de diez años.

Los resultados serán publicados en el número de abril de la revista The Astronomical Journal.

Como nota curiosa y barriendo un poco para casa, el investigador principal, Patryk Sofia Lykawka hizo su máster y doctorado en la Universidad de Kobe gracias a una beca del Ministerio de Educación y Ciencia japonés (Monbukagakusho), la misma que disfruté yo desde 1998 hasta 2001.