martes, 4 de marzo de 2008

Los mayas perecieron tras cambiar su clima local con malas prácticas agrícolas

Existen varias teorías enfrentadas para explicar la desaparición de la cultura maya, que habitó en el continente americano durante casi tres milenios. Las más recientes imágenes obtenidas por los satélites apoyan la tesis de que fue un cambio climático en su zona el que causó la extinción de esta cultura.

Las últimas fotografías orbitales del centro de interpretación de datos de satélites SERVIR, financiado en parte por el Banco Mundial y gestionado por la NASA, han mostrado nuevos y sorprendentes detalles del paisaje que habitaron los mayas, las cuales sugieren que este pueblo desarrolló sistemas de canales y complejas prácticas agrícolas en los 'bajos', es decir, las tierras húmedas que rodeaban sus centros urbanos.

La sobreexplotación y deforestación de estos humedales, unida a la agricultura más primitiva de tala y quema que también practicaron los mayas y quizás a un periodo de sequía natural, provocó un aumento de las temperaturas y un cambio en las condiciones climáticas en la zona, las cuales pudieron desencadenar una serie de catástrofes que habrían culminado con el fin de una civilización milenaria.

Así lo asegura el investigador estadounidense Tom Sever, uno de los responsables del programa SERVIR y único arqueólogo profesional en la nómina de la NASA.

Otras tesis rivales para explicar el ocaso de los mayas son los huracanes, la superpoblación, la guerra o la rebelión de los campesinos. "Nuestras recientes investigaciones muestran que otro factor pudo se el cambio climático", ha afirmado Sever en una reciente conferencia, según informa 'National Geographic'.

La ventaja de la teoría del cambio climático, en cualquier caso, es que no es incompatible con el resto, ya que un súbito deterioro de las condiciones de vida pudo desencadenar a su vez otras catástrofes, como plagas o luchas internas por recursos cada vez más escasos.

Los 'bajos' o humedales de Centroamérica constituían un 40% de la superficie que habitaron los mayas. Sever cree que sus estudios con satélites sobre lo que hizo esta civilización podrían ayudar a sus actuales pobladores a no repetir los mismos errores.

Imagen del satélite IKONOS que muestra las tierras húmedas que se cree que cultivaron los mayas, junto a zonas en amarillo que fueron urbanizadas por esta civilización.

Fuente: elmundo.es