viernes, 7 de marzo de 2008

Hallan los restos de un lago habitable en Marte

Científicos de la Universidad de Arizona han identificado un cráter en Marte con "aparentes" huellas de haber sido un plácido lago que, en su momento, hubiera sido habitable.

El cráter Holden, con una base de grandes rocas 'breccia', aparece rodeado interiormente por anillos compuestos por capas de sedimentos que forman las orillas "de lo que aparentemente fue un longevo y calmado lago en el Marte primitivo", según han divulgado los científicos.

El grupo de investigadores pertenece al Experimento Científico de Imágenes en Alta Resolución, HiRISE (por sus siglas en inglés), del departamento de Ciencias Planetarias de Universidad de Arizona.

Las rocas que los geólogos denominan 'breccia' ya indican presencia de agua: son aglomeraciones de fragmentos más pequeños cimentadas por minerales disueltos.

"El cráter Holden tiene uno de los 'megabreccia' mejor expuestos de Marte", dijo el investigador principal del HiRISE, profesor Alfred McEwen.

El 'megabreccia' y los sedimentos, principalmente de arcilla, "contienen minerales que se forman en presencia de agua y marcan ambientes potencialmente habitables. Este lugar sería excelente para enviar un vehículo robot y traer de regreso una muestra; supondría un gran avance en la comprensión de si Marte puede soportar vida", dijo Holden.

Según los expertos en Marte, bloques de piedra de hasta 50 metros de diámetro salieron despedidos cuando un meteorito formó el cráter, rocas que más tarde, aparentemente por el agua, formaron el 'megabreccia'.

Al menos el 5% del peso de los sedimentos encima del 'megabreccia' está formado por arcillas, según los investigadores, que usaron el espectómetro compacto de imágenes marcianas del la Nave Mars Reconnaissance Orbiter.

"El origen de estas arcillas es incierto -afirma otro investigador, John Grant, del Museo Nacional Smithsonian del Aire y el Espacio-, pero si estuviéramos viendo imágenes de la Tierra y buscáramos lugares propicios para ser habitados, miraríamos a sitios como ese".

Un terreno arcilloso en Nilli Fossae, Marte,
en una de las últimas imágenes de la MARS Reconnaissance Orbiter.

4.000 kilómetros cúbicos

Según el estudio de la Universidad de Arizona, los 'megabreccia' y las arcillas no son las únicas pruebas de que hubo un lago: encima de ambas hay una capa de guijarros o ripio, depositados cuando el agua, en torrentes, erosionó la zona.

Todo ello, según el estudio de la Universidad, hubiera quedado oculto si no fuera porque las paredes del cráter se desmoronaron, incapaces de soportar la presión del agua, en un volumen calculado en 4.000 kilómetros cúbicos.

"El volumen de agua que fluyó durante esa riada tuvo que ser espectacular -afirma Granta-, pues fue capaz de mover bloques de piedra del tamaño de un campo de fútbol a más de 70 u 80 metros de distancia".

El cráter Holden en uno de los seis candidatos que quedan para recibir el Laboratorio Científico Marciano, una misión autómata de la Nasa prevista para el año que viene.

Fuente: elmundo.es