domingo, 24 de febrero de 2008

Una 'ciudad sostenible' a las orillas del Duero

Primero fue en los Emiratos Árabes - ver noticia -

- La Junta de Castilla y León construirá en Soria un enclave empresarial y residencial con ciertos criterios de protección del medio ambiente.

Compaginar el desarrollo económico de la zona con el máximo respeto posible al valioso entorno natural que lo rodea es el objetivo que, según el Gobierno castellano-leonés, ha primado en el diseño de la futura Ciudad del Medio Ambiente que se levantará a escasos seis kilómetros de Soria, en el municipio de Garray.

Energías limpias, edificaciones realizadas con productos naturales, gestión de las aguas residuales y reciclaje de las basuras son algunas de las propuestas que integra el proyecto, que el pasado viernes presentó, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, la consejera de Medio Ambiente de la Junta, María Jesús Ruiz.

La consejera, frente a las críticas de los ecologistas por el lugar elegido para levantar la ciudad, defendió la necesidad de este proyecto: "Soria tiene una gran riqueza ambiental, siempre sostenible, pero a ese objetivo había que superponer la palabra desarrollo porque nada hay más insostenible que un territorio sin población y es muy triste ver el éxodo de los jóvenes más preparados de la provincia", señaló ante un nutrido grupo de representantes empresariales, a los que pidió su colaboración en esta Ciudad del Medio Ambiente.

El plan, aprobado el año pasado por ley en las Cortes de Castilla y León, consiste en levantar un enclave urbano en el Soto del Garray, una parcela situada a la ribera del río Duero. Ocupará un total de 559 hectáreas en las que se construirán 780 viviendas, un hotel con 300 plazas, centros de investigación y desarrollo sobre energías renovables y otros sectores relacionados con el medio ambiente, instalaciones deportivas (entre ellas, un centro de equitación) y un polígono industrial. En este último, ya se han comprometido a participar 11 grandes empresas españolas con más de 430 millones de euros, todas ellas con negocios que están relacionados con la producción agroalimentaria o del sector energético.

Además, los planos incluyen una zona institucional, con un centro de exposiciones y congresos, otra arqueológica (en la finca hay una necrópolis medieval) y un parque fluvial que recorrerá las márgenes del Duero y en el que se organizarán excursiones pedagógicas, una vez que las orillas sean regeneradas.

La propuesta ganadora del concurso, de los arquitectos Patxi Mangado y Félix Arranz, fue la que delimita la gran parcela en ocho campus diferentes. "Es una respuesta no urbana porque no habrá calles y los edificios se relacionarán con el medio natural. Además, se ampliará la protección de las riberas del Duero de los 25 metros actuales, que es la Red Natura 2000, a 300 metros. En total sólo hay una calle en toda la ciudad, que ya existía antes de iniciarse", explicó Arranz a EL MUNDO. En su opinión, Soto de Garray «era un lugar que estaba muy abandonado».

Creación de empleos

Si la consejera destacó en Madrid el desarrollo que supondrá para la provincia de Soria esta nueva ciudad –«Se crearán más de 1.000 empleos y colocará a Soria como una referencia para la generación de oportunidades», dijo en su discurso– su viceconsejero de Desarrollo Sostenible, José Manuel Jiménez, puso el acento en la sostenibilidad del proyecto.

Jiménez mencionó que la Ciudad del Medio Ambiente será totalmente sostenible gracias a que se aplicarán las últimas tecnologías. "Toda la energía eléctrica provendrá de fuentes renovables, como la energía eólica, la solar, el hidrógeno y la biomasa. En total, se superarán los 80 megavatios, aunque no se necesiten tantos. La calefacción funcionará gracias a la biomasa forestal. Los residuos se convertirán en energía limpia e incluso se reciclará el agua para el riego de las zonas verdes", aseguró el viceconsejero.

A la entrada de la futura ciudad, a la que se podrá acceder desde la capital soriana por una pasarela de madera y un puente que cruza el Duero, habrá un aparcamiento para los vehículos convencionales, puesto que al interior sólo se podrá acceder andando o en coches eléctricos no contaminantes.

Las obras, según anunció la consejera a EL MUNDO, comenzarán a finales de este año o principios de 2009 y se espera que estén finalizadas totalmente para 2011. De hecho, el proyecto de la Cúpula de la Energía –el edificio institucional– ya está adjudicado y, según María Jesús Ruiz, se iniciará en breve.

Polémica sobre el emplazamiento

Las principales organizaciones ecologistas del país (Greenpeace, Ecologistas en Acción, SEO/Birdlife y también WW/Adena) se han manifestado en contra del proyecto de la Ciudad del Medio Ambiente por el emplazamiento elegido. Para todas, el Soto del Garray es un emplazamiento de gran riqueza natural, tanto por su masa vegetal (fresno y abedul), como por las colonias de cigüeña y otras especies de aves (milano real, azor, águila y alimoche) que allí se asientan.

Consideran que esa calidad ambiental, a orillas del río Duero, se verá gravemente dañada por el proyecto urbanístico, contra el que iniciaron una campaña a nivel nacional.

Frente a estas críticas, la consejera de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, María Jesús Ruiz, argumenta: «Enclaves como éste hay miles en toda la comunidad; claro que tiene valores ambientales, como todo el suelo rústico de Soria. Pero es inadmisible acusar a esta consejería de actuar contra el medio ambiente; Soria merece un proyecto que genere trabajo y la sitúe en el futuro».

Respecto a la elección del Soto de Garray y no otra finca más deteriorada respondió que «se eligió por ser una superficie grande de un propietario, por estar al lado de Soria y junto al Duero». «Estoy convencida de que no impactará a la fauna de la zona», declaró.

Fuente: elmundo.es