martes, 29 de enero de 2008

El asteroide cercano '2007 TU24' 'rozó' la Tierra durante la pasada noche

El asteroide '2007 TU24', cuyo tamaño se estima entre los 150 y los 610 metros, ha rozado la Tierra durante toda esta noche, alcanzando su punto de máxima proximidad a las 09.33 (hora peninsular española). No volveremos a estar tan cerce de uno de estos objetos hasta dentro de dos décadas.

Aunque ha sido un evento astronómico poco usual y de gran interés para los expertos, estaba perfectamente calculado que no iba a chocar contra nosotros ni supondría peligro alguno.

En España ya había amenecido -eran las 09.30- cuando se produjo el máximo acercamiento, exactamente a 537.500 kilómetros de la Tierra. Esta distancia es casi un 50% mayor de la que nos separa de la Luna.

Se espera que multitud de científicos de todo el mundo hayan podido tomar imágenes y datos desde sus observatiorios, por lo que el acercamiento del objeto se presenta como una ocasión única de estudiar este cuerpo, descubierto hace sólo unos meses (en octubre de 2007).

"La madre naturaleza nos ofrece una excelente oportunidad para realizar observaciones científicas", aseguró Don Yeomans, responsable del programa de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO, en inglés) del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

Como suele ocurrir con estos eventos, el acercamiento del asteroide ha despertado la curiosidad y, a veces, la preocupación del público. Según ha explicado Armentia a elmundo.es, muchos se pasaron por el planetario preguntando si había peligro.

Afortunadamente, no hubo ningún riesgo en esta ocasión, como tampoco lo hay la mayor parte de las veces que se habla de estos objetos cercanos a la Tierra.

"El espacio es como una mesa de billar inmensa donde las bolas son canicas muy pequeñas", señala Armentia.

Curiosamente, el acercamiento de 2007 TU24 coincide con otro evento similar sobre Marte, planeta que está recibiendo la visita de otro asteroide, el '2007 WD5'. Según las últimas estimaciones, tampoco en este caso se producirá una colisión. Claro que, en el planeta rojo, ni aun así podría perjudicar a nadie, salvo a unas pocas naves y robots.

Primera imágen en baja resolución hecha por la nasa.

Fuente: elmundo.es